domingo, 18 de julio de 2010

El sentimiento

de

desgarro (¿desarraigo?)


es tan fuerte
que casi
me
hace


vomitar