miércoles, 31 de marzo de 2010

La luz





Santi, director de fotografía, personificación del campechanismo, se encuentra a 3 metros de mí, sentado en el borde de la mesa, observando la clase.
Su discurso salta frenético de tema en tema, de década en década;
de las corridas de toros en el NO-DO a los anuncios de Mercedes.


Lleva la pasión tan pegada a su ser que te arrastra con cada palabra, con cada emoción.


Y entonces calla un momento
con la vista en el suelo

La luz
dice alzando la cabeza
los ojos humedecidos
la luz es lo más grande que hay



El nudo tarda horas en irse de tu garganta

1 comentario:

  1. Hay que ser apasionados en esta vida. Sino qué nos queda...

    ResponderEliminar